#ElConjuro3: La historia real del caso de posesión demoniaca de los Warren

CINE 06 de junio de 2021 Por rs
LA NUEVA PELÍCULA DE LA SAGA ES LA MÁS ATERRADORA Y FUE TENDENCIA EN LAS REDES
elconjuro32
EL CONJURO 3

El Conjuro 3, el diablo me obligo a hacerlo, se centra en uno de los casos más conocidos de la pareja Ed y Lorraine Warren. En 1981, Estados Unidos se conmocionó con las repercusiones judiciales de un caso de posesión demoniaca.

Como adelanta la sinopsis, los investigadores paranormales conocerán a Arne Cheyne Johnson, el hombre acusado de asesinato que alegó en la corte haber sido poseído por un demonio. Sin embargo, todo empieza con la lucha por el alma de un niño llamado David Glatzel.

La película dirigida por Michael Chaves es una de las más esperadas por los fanáticos de terror, quienes tendrán que esperar hasta el próximo 10 de junio por su estreno en cines Argentinos, en otros países ya se estrenó oficialmente.

La historia real que inspiró la tercera parte de la saga de terror más exitosa de la última década.

Los verdaderos Ed y Lorraine Warren contaron que David tenía una fuerza descomunal pese a tener 11 años. Por esto requerían a varios hombres para retenerlo, incluyendo a Arne (novio de su hermana Debbie).


“Sabemos que había 43 demonios en el niño”, dijo Ed. “Exigimos nombres y David nos dio 43”, reveló Ed en una entrevista para People. “Arne estaba con David todas las noches, para contenerlo pero cometió un grave error: desafió al demonio”, agregó Lorrain.

elconjuro3

Luego de un arduo exorcismo a David, los Warren dieron el caso por cerrado. Sin embargo, pidieron vigilar el comportamiento de Arne porque cuando desafías a un demonio, este espera el momento más vulnerable para atacarte.

Arne y su pareja vivían en un departamento rentado por Alan Bono, en la ciudad de Brookfield, Connecticut. El 16 de febrero de 1981, Debbie regresó a casa acompañada de su hermana Wanda y su prima Mary, de nueve años.

Cuando volvieron las tres, se encontraron en el edificio con un Bono totalmente embriagado que tomó a la fuerza a la menor. Arne le exigió a Bono que suelte a la niña y, aunque esta fue liberada, terminó apuñalándolo repetidamente hasta dejarlo sin vida.

Tras esto, Arne fue llevado a juicio en noviembre de 1981. En su defensa alegó que estaba poseído por un demonio que le obligó a cometer el crimen. Además, aseveró que no sabía nada de lo que pasó hasta que llegó a la cárcel.

“Cuando llegue al final de las escaleras y fui a abrir la puerta, no recuerdo nada desde ese punto. Lo siguiente que recuerdo es que estaba en la celda de una cárcel y dije qué esta pasando aquí y me dicen: ‘Te están acusando de asesinato’ y dije: ‘¿De qué estás hablando?’.

El acusado fue condenado a 20 años de cárcel por un asesinato de primer grado. Finalmente, cumplió 5 años de la condena.

Te puede interesar