Gladys Florimonte:"Hoy tengo solo para sobrevivir, vivo al día"

ACTUALIDAD 17 de junio de 2021 Por rs
LA ACTRIZ SE MUDÓ A CÓRDOBA Y SE TUVO QUE ACHICAR EN LOS GASTOS
florimonte
GLADYS FLORIMONTE

Gladys Florimonte atraviesa un complicado momento económico que la llevó a instalarse en Córdoba.La pandemia afectó la economía de la humorista, como a la mayoría de los actores y actrices.

"Amo estar en Córdoba, acá tengo mi casa y tuve también que quedarme a arreglarla un poco porque los inquilinos anteriores no fueron muy cuidadosos. Se fueron y me quedé a arreglar todo. ¿Qué iba a hacer encerrada en el departamento de Buenos Aires? Para cagarme de hambre allá, prefiero cagarme de hambre acá y por lo menos tengo aire puro y libre", expresó Florimonte a la revista Pronto.

"La puedo pilotear pero porque hace tres años que no me tomo vacaciones. Y te digo que necesitaba un descanso pero no me tomé ni un solo día. Desde que laburé con  Lanata para acá, ahorré todo lo que trabajé para este momento".

"Yo no viajé a ningún lado y cuando fui a lo de Santiago del Moro, gané una buena guita y lo transformé en dólares porque mi idea era ir a ver a la Virgen de Guadalupe pero no pude viajar. Ahorré todo, laburé y dentro de todo pude pilotearla. Soy austera y tuve que vender un auto y una camioneta".

“Me tuve que achicar. Ahora ando en un autito de mierda pero no me importa eso porque cuando volvamos al ruedo y a la normalidad, con laburo sé que puedo volver a comprar una camioneta como la que tenía. No me calienta tener el mejor auto. Sale mucha guita el seguro del auto y la obra social; ya ahí tengo un gasto importante. Antes tenía seguros contra todo riesgo y ahora no tengo nada; tuve que bajar todo", señaló la actriz.

 "Tenía tres tarjetas, hoy tengo dos y estoy tratando de cancelar la segunda para quedarme solo con una. Tuve que pagar multas del auto, deudas y hoy tengo solo para sobrevivir. Vivo al día, pago la obra social y como. Nada más que eso porque no tengo lujos. Ni siquiera ropa me compro".

“A los que no tienen, de ninguna manera les cobraría un peso. Si nosotros nos debemos al público. No me parece mal que algunos compañeros cobren los saludos porque es agotador: no es que hacés un video y listo; todo el tiempo te están pidiendo. No sé de dónde sacan el teléfono, pero hasta por WhatsApp me piden saludos. Algunos ni siquiera los contesto porque me rompen bastante las pelotas”, comentó Florimonte.

Te puede interesar