Verbitsky:"El gobierno de Alberto satisface a pocos de sus partidarios, que acumulan reclamos y recriminan promesas incumplidas"

ACTUALIDAD 03 de mayo de 2021 Por rs
EL ANÁLISIS DEL PERIODISTA SOBRE EL GOBIERNO NACIONAL Y LAS PRÓXIMAS ELECCIONES
verbitsky
HORACIO VERBITSKY

Horacio Verbitsky analizó el malestar que existe dentro del electorado del Frente de Todos por las promesas incumplidas del presidente Alberto Fernández.

El gobierno del presidente Alberto Fernández satisface a pocos de sus partidarios, que acumulan reclamos y reivindicaciones, pocas de ellas convergentes. En todos los sectores políticos se le recrimina el incumplimiento de promesas y compromisos. Hasta ha llegado a decirse que las decisiones presidenciales dependen de quién haya sido su último interlocutor y pueden modificarse según quién sea el próximo, como se acaba de ver en el manejo de la tarifa eléctrica.

La clave es la unidad de la coalición que en 2015 desplazó al primer Presidente que fracasó en el intento de ser reelecto. Con sus más y con sus menos, el peronismo sigue siendo la fuerza mayoritaria, a casi medio siglo de la muerte de su fundador, y solo ha sido derrotado cuando fue incapaz de coincidir en una fórmula única, aun cuando la boleta oficialista la encabezaran pesos pesado como Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Tomás Massa, en 2009, o CFK en 2017.

Sobre el ministro de economía Guzmán y las elecciones legislativas:

Más allá de la desprolijidad del procedimiento de Guzmán, preocupa en el gobierno la obsesión fiscal del ministro, que le ha valido el elogio de Daniel Artana, de FIEL, por su apego a la ortodoxia. El apretón fiscal y monetario es tan fuerte que el nivel de gasto es equivalente al del primer trimestre de 2019. Esto ahuyenta cualquier riesgo de hiperinflación, pero no genera masa crítica para salir de una crisis tan profunda: la caída argentina, del 9,9% es la segunda de América Latina después de Perú (11%) pero por encima de México (8%) y del 4% de Brasil. Pero, además, este fue el único país con una caída en el año previo del 4,4%. Desde febrero la Nación no distribuye alimentos. Se llegó a un millón de planes sociales y no hay voluntad de sumar más. La crisis no tiene aspectos explosivos ni es comparable con la de 2001 pero hay una gran decepción generalizada respecto de la política, lo cual hace prever un gran ausentismo electoral.

Fuente:El cohete a la luna

Te puede interesar