NATY OREIRO EN ÁFRICA

ACTUALIDAD 01 de agosto de 2017 Por RS
LA ACTRIZ Y CANTANTE VIAJÓ A KENIA
NATYENAFRICA
NATALIA OREIRO Y SU VIAJE A ÁFRICA

  

Invitada por Unicef, su embajadora de Buena Voluntad para el Río de la Plata desde 2011 viajó a Kenia, para conocer y compartir la realidad de la niñez azotada por la peor sequía en 35 años. “Fue un mazazo en la conciencia”, nos dice a horas de su más cruda experiencia. Lecciones, prejuicios y reflexiones íntimas de una mujer audaz.

Para enfrentar la charla con la revista Gente debió enfrentar al viento. Minutos antes montó su bicicleta, “para decantar sensaciones y acomodar ideas”. Finalmente se quebrará en cada relato, como lo hizo al llegar, en el abrazo con su hijo. “Porque el viaje a Kenia fue un mazazo en la conciencia”, define. Desde hace seis años, Natalia Oreiro (40) es embajadora de Buena Voluntad de Unicef para el Río de la Plata.

La repercusión de sus acciones –como la de promoción de la lactancia prolongada– le valió la invitación de la organización mundial, para vivenciar y compartir otras realidades de niñez y adolescencia flageladas por la desnutrición, una de las tantas consecuencias de la peor sequía en 35 años, declarada “desastre nacional” por afectar a más de 3 millones de personas. “Fue una convocatoria a recapacitar sobre cuántos desafíos tenemos aún como humanidad, reflexiona.

–Estas experiencias resignifican contextos y cotidianeidades personales. Comencemos por el primero... ¿Aceptarías un cargo político para alzar armas, tal vez más poderosas, en tu camino de acción social? 
–Definitivamente, no. La política no me interesa. Con Gilda ayudé a muchas mujeres. Recibí cartas de chicas que me contaban: “Después de ver la película me animé a separarme” o “Me atreví a cambiar de trabajo en pos de mi sueño de niña”. Lo mismo ocurrió con mi personaje de Entre caníbales (Telefe), que despertó conciencia sobre la violencia de género. La política bien entendida parece no ser inherente a este lado del mundo. Estoy convencida de que desde mi lugar de intérprete (NdR: Se niega a decir ‘artista’, porque ‘ese mote les cabe a quienes hacen obras de arte’) puedo tocar multitudes con un mensaje, acompañar a quien se siente solo, decir mucho manteniéndome apolítica. El cariño de la gente, esa en cuya cocina nos metimos hace años, es la mejor vía.

NATIAFRICA2
fuente:revista Gente
 

Te puede interesar